Reflexiones desde Serengueti: los Masái, la sostenibilidad y la descolonización de la conservación

La conservación está profundamente arraigada en el colonialismo, y las decisiones se toman sin tener en cuenta la cosmovisión de los pueblos indígenas que han habitado y protegido la tierra desde hace milenios. Dado que el enfoque en Serengueti está en el turismo en lugar de en la fauna y el medio ambiente, debemos llenar el vacío y tomar medidas para que nuestra visita sea más sostenible, mientras aprendemos sobre la situación para impulsar la descolonización de la conservación – Experiencing the Globe

Es fácil asumir que los parques nacionales son sostenibles. La fauna silvestre está protegida y se mueve libremente, y se controlan los elementos externos que afectan al medio ambiente. Pero si se mira más de cerca, lo que se está protegiendo principalmente en Serengueti es el turismo. Los animales y las tribus ancestrales que habitaron la tierra durante milenios están sufriendo las consecuencias de la forma en que la gente blanca privilegiada entiende la protección, con una perspectiva aún profundamente arraigada en el colonialismo. La descolonización de la conservación y la sostenibilidad deben ser los ejes principales de preocupación en Serengueti y otros parques nacionales de Tanzania, poniendo la protección de la vida silvestre, el medio ambiente y las tribus originarias al centro de la discusión. Pero parece que a muy pocos les importa realmente. Si quieres marcar la diferencia, el conocimiento es clave. Aquí están mis reflexiones al respecto.

Dejé atrás la caótica y ruidosa Arusha y entré en un mundo diferente. Uno de serenidad y paz. Donde las vistas son infinitas y la fauna abundante. Un sueño hecho realidad para cualquiera que tenga la suerte de visitarlo. El Serengueti se sintió como un pedazo de cielo en la tierra. Hasta que me di cuenta de que no es tan celestial para la vida silvestre, y menos aún para los Masái, el pueblo originario que fue desalojado de sus tierras ancestrales.  

¿Está la vida silvestre realmente protegida?

Hacer un safari por el Serengueti era un sueño de infancia. Lo había tenido en mi bucket list desde que tengo memoria. Es una experiencia única en la vida que a la mayoría le encantaría. Pero a pesar de que estaba disfrutando profundamente del momento, rápidamente comencé a preguntarme sobre la sostenibilidad. Claro, los animales son libres de deambular, no hay cercas y nadie los caza. Pero irrumpimos en sus vidas de una manera super invasiva. Algunos animales huyen cuando ven u oyen venir a los Land Cruisers. Otros se quedan quietos, como si nada estuviera pasando. En el primer caso los estamos asustando sin motivo alguno, impidiéndoles sus actividades normales. En el segundo, ya no nos ven como un riesgo, lo que es peligroso para su supervivencia si dejan el área protegida.

Un guepardo está listo para cazar, y hay 20 vehículos llenos de personas que se dan codazos entre sí para intentar obtener la mejor imagen, interrumpiéndolo. Las hienas se están alimentando, y tienen que estar alerta junto a su presa, preocupadas cada vez que un motor se enciende y apaga. Las cebras están tratando de cruzar un camino y de repente deben correr hacia el otro lado porque hay un 4×4 que se les viene encima.

Hyena in Ngorongoro Conservation Area, Tanzania - Experiencing the Globe
Una hiena alimentándose, pero pendiente de los ruidos de los alrededores
Zebra crossing a road in the Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe
Una cebra cruzando el camino antes de que se le acerque más un vehículo
Jackal crossing the road, Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe
Un chacal analizando si el auto es un peligro o no

The circle of life, Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe
Ninguna hiena que se respete habría dejado tanto del ñu sin comer. Probablemente corrió de un vehículo acercándose

Y ten en cuenta que mi visita fue en julio de 2021, cuando el turismo todavía estaba luchando con números extremadamente bajos. Creo que esta experiencia en 2019 no habría sido agradable. Mi guía me comentó que ha visto peleas entre guías, e incluso entre turistas, porque uno está bloqueando la vista del otro. Me habló de choques entre Land Cruisers para asegurar el mejor lugar, colas de horas para ver a un animal particularmente difícil de encontrar, y de muchas agencias que se salen de los caminos demarcados para satisfacer la demanda de turistas enojados que no pudieron ver al animal que querían.

Peor aún, se ha documentado un cambio en el comportamiento de muchos de los habitantes del Serengueti, desde guepardos cazando a la luz del día, durante el rato en que la mayoría de los game drives paran para almorzar, hasta leones que deambulan fuera de los límites del parque, donde son vulnerables a los cazadores furtivos.

El objetivo de salvaguardar la vida silvestre fracasó. Parece que lo que se está realmente protegiendo es el turismo, especialmente porque los bolsillos del gobierno se llenan rápidamente con las altas tarifas que cobran por el privilegio de visitar los parques (cerca de 100 USD por persona, por día, más otro par de cientos por el automóvil y el guía).

Land Cruiser next to the giraffes, Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe
Los Land Cruisers se acercan mucho a la fauna silvestre para que los turistas puedan tomar fotos

Las personas son parte de la naturaleza

La segunda cuestión, aún más complicada que el efecto actual del turismo, es que la tribu indígena que había estado viviendo entre los animales, los Masái, fue expulsada para que el Serengueti pudiera tener la denominación de Parque Nacional.

Se establecieron en el cercano Ngorogoro y en la vecina Kenia. Cuando el gobierno quiso convertir Ngorongoro en un parque nacional, se negaron rotundamente. No más pérdidas de tierra. En su lugar, se convirtió en una Zona de Conservación, para permitir técnicamente que las personas y los animales coexistan. Los Masái y su ganado domesticado deben vivir en el borde y no tocar a los animales salvajes, mientras que estos últimos habitan en el cráter. Ya que su forma de vida ancestral fue alterada, hoy en día muchos de ellos pasan sus vidas al costado del camino tratando de vender chucherías o simplemente pidiendo dinero, especialmente los niños. Sus aldeas se han convertido en un circo, realizando bailes para los turistas. En lugar de preservar sus tradiciones, están viviendo una vida más pobre, dependiendo de las monedas que los visitantes les dan. Una vida perfectamente sostenible dio paso a una que depende de la caridad.

Un grupo de hombres blancos decidió que el Serengueti tenía que ser protegido, y no confiaban en que los nativos lo hicieran. La audacia de pensar que saben más que aquellos que han estado allí desde tiempos inmemoriales va más allá de lo que puedo comprender.

Hoy en día los parques recaudan cantidades grotescas de dinero, y los guardabosques no pueden cuidar la tierra de la manera en que los Masái podrían. El turismo está fuera de control, pero parece que eso no es un tema. La cantidad ridícula de Land Cruisers no es un problema, solo los pueblos ancestrales.

Crater and rim of the Ngorongoro Conservation Area, Tanzania - Experiencing the Globe
El crater y el borde del extinto volcán en Ngorongoro
Masai village on the rim of the Ngorongoro Conservation Area, Tanzania - Experiencing the Globe
Una aldea Masái en el borde, Zona de Conservación Ngorongoro

La importancia de la descolonización de la conservación

Las áreas protegidas a menudo perpetúan una mentalidad y actitud colonial. Los pueblos originarios son expulsados de sus tierras ancestrales, bajo la afirmación de que la vida silvestre y el medio ambiente deben ser salvaguardados, asumiendo que los conservacionistas saben más. Sin embargo, los que los han estado cuidando durante milenios no son los extranjeros, sino los que han habitado esas tierras desde tiempos inmemoriales. Usualmente los conservacionistas tienen las mejores intenciones, pero el ego incrustado en las mentes occidentales los ciega a respetar el conocimiento indígena.

Proteger un lugar debe incluir la cosmovisión de sus legítimos habitantes. Como no consideraríamos reubicar a los leopardos porque cazan a las gacelas, no podemos expulsar a las tribus que vemos como un peligro para la vida silvestre. Son, de hecho, los verdaderos guardianes de la tierra, los que le permitieron prosperar antes de que hubiera una necesidad de conservación.

Además, esta necesidad proviene de la existencia de cazadores por diversión, cazadores furtivos y aquellos que buscan expandir la tierra disponible para la ganadería y agricultura industriales. Todo producto de las necesidades de las élites que hoy levantan las banderas de la conservación. No es el ciudadano promedio quien puso a especies en peligro de extinción para llevar una cabeza como trofeo de regreso a casa. Ni los que podían permitirse comprar el marfil por el que matan los cazadores furtivos. Menos aun los que están dispuestos a destruir sabanas, selvas y bosques para satisfacer la necesidad industrial de criar ganado y plantar cultivos por millones.

Los pueblos tribales tienen un modo de vida sostenible. Crían a los animales o plantan las tierras que necesitan para su alimentación. No reúnen riqueza solo por reunir riqueza, como gran parte de la sociedad actual busca hacer.

Desde los bóeres en Sudáfrica hasta los alemanes en la Patagonia –como hicieron los peregrinos al colonizar Estados Unidos– se elogian así mismos por hacer que la tierra sea “útil” a través del arduo trabajo de talar los bosques nativos, irrigar y cultivar. Su trabajo los hizo prósperos, exitosos. Y no pueden comprender que su camino no solo es uno entre muchos, pero, además, el incorrecto para la cosmovisión indígena. El éxito es un concepto capitalista. No todos se esfuerzan por obtener riquezas. En realidad, tener más de lo necesario no tiene espacio en la mentalidad de las tribus ancestrales.

Mira la naturaleza. Si algún animal de repente comenzara a acumular más de lo que puede comer mientras otros mueren de hambre, todos los científicos del mundo se preguntarían cuál es el problema de esa criatura. Pero los humanos han estado haciendo exactamente eso durante generaciones. Y en lugar de preocuparnos, los felicitamos y los llamamos exitosos.

Esa mentalidad es la que viene a jugar en la conservación. A menudo surge de un buen lugar, de realmente querer proteger el medio ambiente y la vida silvestre. Pero el hecho es que la sostenibilidad tiene tres pilares por una razón. No podemos defender el medio ambiente y la vida silvestre sin incluir a las comunidades locales en esa esfera de protección.

Si lo piensas, conceptos como ‘indígena’ y tierra salvaje tienen una profunda raíz en el privilegio blanco. Sólo desde nuestra perspectiva occidental un lugar es salvaje y sus habitantes, indígenas. Para los pueblos ancestrales sus tierras no necesitan domesticación, ya que ellos saben cómo prosperar allí en perfecto equilibrio con la naturaleza.

En lugar de desplazarlos, los conservacionistas necesitan aprender de los antiguos guardianes de la tierra. El conocimiento indígena debe ser reconocido y enseñado. Ellos han estado viviendo en las sabanas, bosques y selvas por milenios, por lo que es evidente que saben cómo protegerlos. Los Masái en el Serengueti, los Nunak, Guaraní y Yanomami en el Amazonas, los muchos Adivasi en las Reservas de Tigres Indios, solo por nombrar algunos.

Elephant in Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe
Un elefante con una perspectiva celestial en el Serengueti

Cómo visitar de manera sostenible el Parque Nacional Serengueti (y cualquier otra área protegida en Tanzania)

Al señalar todas las complejidades no estoy tratando de disuadirte de ir. Teniendo en cuenta cuánta alegría me trajo la experiencia (mira mi sonrisa en las fotos abajo), sería egoísta e injusto evitar que la vivas tú mismo. Pero hay pasos a seguir para asegurarse de que no estés causando aún más daño. Aquí hay cinco formas concretas en las que puede hacer que tu visita sea más sostenible.

1. Visita fuera de temporada

Las historias de terror que escuché de guías y otros lugareños sobre las hordas de personas que inundan el parque durante junio a septiembre son terribles. Es cierto que los animales son más fáciles de notar durante esta época porque los animales tienden a congregarse alrededor de las pocas fuentes de agua disponibles en la estación seca, pero verás animales durante todo el año. Evítalo durante la peor parte de la temporada de lluvias (marzo a mayo), pero el resto del año puede traer avistamientos mágicos, como los ñus dando a luz a sus crías en enero y febrero.

2. Nunca le pidas a tu guía que se salga del camino y detenlo si lo hace

Me resulta difícil creer que la gente aliente a sus guías a perseguir a un animal a cualquier costo, y aún más difícil que el guía acceda a la petición. Pero sus salarios son bajos, y la mayoría de lo que ganan proviene de propinas, por lo que, incluso sabiendo el daño que pueden provocar, están dispuestos a hacer casi cualquier cosa para mantener felices a sus turistas. Cambiar su comportamiento es trabajo del gobierno de Tanzania, pero puedes contribuir disfrutando de lo que veas desde los caminos establecidos (¡que es mucho!). Y si tu guía te ofrece salirse del camino, dile que no, sin importar lo tentador que pueda ser.
Puedes dar incluso un paso más buscando una agencia que tenga una certificación en turismo responsable.

3. Maneja tus expectativas. Hay animales que verás y otros que no

Esto no debería hacer falta decirlo. Los parques nacionales no son zoológicos, por lo que los animales no están en exhibición para ser vistos cuando los visitantes quieran. Aún así, lo más probable es que veas mucho, tanto en variedad como en números. Los guías están en constante comunicación por radio, por lo que, si un animal raro es visto por un guía, otros también pueden ir a verlo. Esto permite mayores posibilidades de observar guepardos, leopardos y rinocerontes, pero no hay garantías. Y eso debería ser suficiente. Verás lo que el parque quiera que veas, y será una experiencia increíble de todos modos.

Lioness in the Serengeti National Park , Tanzania - Experiencing the Globe
Zebras in Ngorongoro Conservation Area, Tanzania - Experiencing the Globe
Wildebeest in the Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe
Impalas in the Serengeti National Park, Tanzania - Experiencing the Globe

4. Nunca alimentes a la vida silvestre

Otro principio esencial de sostenibilidad. Como no estoy tratando de inventar la rueda, prefiero reiterar incluso lo básico. Porque, aunque sea obvio, MUCHAS PERSONAS no están conscientes del daño que hacen usando comida como cebo para acercar a los animales, o para tener una mejor foto. Nuestra comida puede perturbar el medio ambiente, puede enfermar a la fauna silvestre y tiene el potencial de hacerla dependiente de los humanos para alimentarse, lo que altera el ecosistema y pone a los animales en peligro cuando los humanos dejan de visitar su tierra (como es el caso durante una pandemia). Simplemente no lo hagas.

5. No le des dinero a los niños

Este es un principio general, aplicable en todo el mundo. Si los niños piden dinero, no van a la escuela, están desarrollando el hábito de depender de la caridad y están alentando tácitamente a sus padres a tener más hijos como fuente de ingresos. Esto empeora aún más entre las comunidades indígenas. No solo los niños abandonarán su forma de vida tradicional y renunciarán a la posibilidad de una educación, los padres también dejarán de lado sus tradiciones para facilitar que los niños se acerquen a turistas inconscientes.
Sé que la mayoría de la gente realmente quiere ayudar, pero a pesar de que darle un par de dólares a un niño te hará sentir bien, hay formas mucho mejores en las que tu dinero puede marcar la diferencia. Solo por nombrar algunas, dona a una ONG local que apoye los derechos indígenas o de los niños; compra tu comida y reserva tu alojamiento en negocios de propiedad local (no en cadenas transnacionales); y compra artesanías hechas por lugareños.

Espero que esta crónica te haya abierto los ojos a una realidad oculta a los visitantes inadvertidamente felices. El Serengueti –y en general los parques nacionales, zonas de conservación y reservas de caza de Tanzania– son lugares mágicos. Los paisajes y la vida silvestre sin lugar a dudas te dejarán sin palabras. Pero la forma en que se está llevando a cabo la conservación y el turismo no es sostenible. Lamento ser quien reviente tu burbuja. Sé que lo más probable es que solo quieras ver leones y jirafas, y no tener que estropear tus vacaciones preocupándote por los Masái, pero el conocimiento, especialmente entre los turistas llevan dinero al país, puede marcar la diferencia en la forma en que se realizan los safaris y se preservan las tierras. Si a nosotros nos importa, a los que toman las decisiones también tendrá que importarles.

¿QUIERES SEGUIR LEYENDO?

¿Te gustó? ¿Quieres leerlo más tarde? ¡Guarda un pin!

La conservación está profundamente arraigada en el colonialismo, y las decisiones se toman sin tener en cuenta la cosmovisión de los pueblos indígenas que han habitado y protegido la tierra desde hace milenios. Dado que el enfoque en Serengueti está en el turismo en lugar de en la fauna y el medio ambiente, debemos llenar el vacío y tomar medidas para que nuestra visita sea más sostenible, mientras aprendemos sobre la situación para impulsar la descolonización de la conservación – Experiencing the Globe
La conservación está profundamente arraigada en el colonialismo, y las decisiones se toman sin tener en cuenta la cosmovisión de los pueblos indígenas que han habitado y protegido la tierra desde hace milenios. Dado que el enfoque en Serengueti está en el turismo en lugar de en la fauna y el medio ambiente, debemos llenar el vacío y tomar medidas para que nuestra visita sea más sostenible, mientras aprendemos sobre la situación para impulsar la descolonización de la conservación – Experiencing the Globe

¿Te gustó lo que leiste? Una linda manera de agradecer es comprándome un café 🙂
Con tu apoyo seguiré trayéndote historias y reflexiones de alrededor del mundo ¡Muchas gracias!

Por Coni de Experiencing the Globe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subscribe

Let's go round the world in 201 experiences! Get tons of tips and inspiration in your own inbox.

Check our Privacy policy

No spam. Just travel.