Lecciones aprendidas viajando: lo que me ha enseñado visitar 50+ países

Después de muchos años recorriendo el mundo tengo muchas lecciones aprendidas viajando, desde realizaciones que cambian la vida, hasta recursos prácticos que todo viajero debería conocer. Aquí está todo lo que me ha enseñado viajar por más de 50 países – Experiencing the Globe #LeccionesAprendidasViajando #LeccionesViajeras #ViajarParaVivir # VivirParaViajar #Wanderlust

Después de muchos años recorriendo el mundo, creo que he aprendido mucho. Desde consejos sencillos para hacer el viaje más fácil, hasta lecciones que me han cambiado la vida. Así que decidí compartir lo que viajar a más de 50 países me ha enseñado.
Dejé mi alma en este post. Es super personal, pero espero que ayude a otros viajeros a sentirse más cómodos, y a ver que no están solos con algunas cosas por las que podrían estar pasando. 
Así que aquí lo tienes, más de 20 lecciones aprendidas viajando por una ciudadana del mundo.

Una de mis mejores amigas me dice “hippie comunista”. Estoy segura de que para ella es un insulto, pero yo lo tomo como una manera fantástica de describirme. No tiene absolutamente nada que ver con afiliaciones políticas, se refiere a mi forma de ver del mundo. Cuando se le ocurrió yo estaba explicándole porqué creo que es importante viajar. Cómo las mentes de las personas se abren después de sumergirse en una cultura diferente. Cómo las fronteras no son reales, sino una forma artificial de distinguir entre ‘nosotros’ y ‘ellos’. Cómo solo hay una raza humana, y conocer gente de todo el mundo nos ayuda a ver lo cierto que es, acentuando nuestras similitudes y viendo que hay pocas diferencias.

Esto me hizo reflexionar sobre las increíbles lecciones que he aprendido viajando, desde realizaciones que cambian la vida, hasta recursos prácticos que todo viajero debería conocer. Así es como este post comenzó a ser redactado. Terminó en más de 20 lecciones aprendidas viajando a más de 50 países. Me pregunto ahora qué aprenderé cuando llegue a cien…


Lo que viajar me ha enseñado: Lecciones de vida


Viajar es la mejor manera de aprender

Empecé con lo que suena más engrupido, pero es absolutamente cierto. Tengo una educación formal de una Universidad pomposa. Mis títulos se ven muy lindos colgando en la pared. Trabajé durante años como asesora jurídica y profesora universitaria. Todavía trabajo en investigación en mi campo. Así que sé que suena extraño, viniendo de mí, que viajar puede enseñarte más que un aula. Pero realmente lo creo.

Cuando experimentas una cultura diferente, tu mente se abre. Aprender sobre la historia y las tradiciones te hace apreciar las diferencias, pero, sobre todo, te hace ver que todos los seres humanos son fundamentalmente iguales, sin importar dónde creciste, en qué religión crees (o no crees), o qué idioma hablas.

Por eso no me gustan las fronteras. Son una de las cosas más dañinas que la humanidad ha creado. Nos obligan a ver a otros humanos como ‘ellos’ y no como parte de ‘nosotros’. Acentúan diferencias que realmente no existen.  Diferentes culturas no necesitan una línea imaginaria en un mapa para prosperar. En la mayoría de los casos, en realidad, estas líneas han hecho mucho más daño de lo que han ayudado. Diferentes etnias unidas sin razón, o la misma tribu cortada por la mitad.

Las líneas imaginarias que Occidente dibujó en el mapa de Oriente Medio son una de las principales razones de la crisis permanente de la región. Lo mismo ocurre con el norte de África. ¿Has visto lo perfectas que son las líneas? Una línea recta que va de norte a sur o de este a oeste, sin preocuparse por lo que hay en la vida real. Sin mirar lo que la naturaleza tiene que decir. Con un gobernante sobre todo y todos los que pasaron a estar dentro del dibujo, incluso si no hay una representación legítima.  Diferentes religiones y creencias bajo un gobierno que sólo apoya a una. Gente obligada a dejar la tierra de sus antepasados para unirse a su familia en el otro lado de la línea.

Puedes ser un experto en teoría de los Derechos Humanos, pero entenderás el significado real del concepto cuando vayas alrededor del mundo conociendo gente. Entonces la causa se vuelve más personal de lo que podría haber sido antes. Este fue el caso para mí. He trabajado en Derechos Humanos desde el momento en que me recibí de abogada, pero no fue hasta que vi algunas de las realidades sobre las que había leído que lo entendí. Necesitamos cambiar las mentalidades para que el mundo sea un lugar mejor, tenemos que dejar atrás nuestro egoísmo.

También aprenderás sobre tu propio país. Hay lugares en los que creces oyendo que no hay lugar en la tierra que pueda ser mejor. En otros oyes que todo el resto es mejor. La verdad está probablemente en el medio. Apreciarás más las maravillas de tu país cuando veas los demás, y serás más crítico con las cosas que se pueden mejorar a través de otros ejemplos.

«Viajar es descubrir que todo el mundo está equivocado con respecto a otros países»

–Aldous Huxley
United Nations, Geneva – Experiencing the Globe
Después de visitar el Palacio de las Nationes, la sede de la ONU en Ginebra, Suiza
Human Rights Council, Geneva – Experiencing the Globe
Un sueño hecho realidad, en el Consejo de Derechos humanos en Ginebra, Suiza


La edad no es importante, aunque tu estilo de viaje puede cambiar con el tiempo

Suelo ser la persona más vieja del hostal, o de las más jóvenes del hotel. Ese es uno de los principales cambios que noté cuando cumplí treinta años.

En mis 20’s podía salir a bailar y beber, y despertar temprano al día siguiente para explorar, mientras que ahora no puedo, independientemente de si quiero o no. Si me quedo despierta hasta tarde, o me tomo un trago demás, al día siguiente estoy muerta. Así que en lugar de beber mi peso en ron/vodka/(inserte aquí el trago local), me quedo con una copa de vino, y me voy a la cama mientras todavía es hoy.

También tenía la costumbre de ir directamente desde el aeropuerto a la oficina, para usar cada minuto de mi tiempo de vacaciones viajando. Bueno, con toda honestidad, si todavía trabajara en una oficina, aún haría lo mismo. Olvida este punto.

El cambio más drástico, sin embargo, es la percepción de los demás. A los veinte nadie me juzgaba por mis viajes. Hoy me preguntan cuándo voy a estabilizarme y tener hijos ¡todo.el.tiempo! Nunca estoy segura de cómo explicar mi sentir sin herir sus opciones de vida, aunque es bastante simple: somos personas diferentes y lo que queremos de la vida también es diferente. Viajar, en lugar de cuidar a otro humano, me hace feliz. Mis prioridades son ciertamente diferentes a las de la mayoría de las personas de mi edad, pero he aprendido que, como no los juzgo por sus decisiones, no dejaré que me juzguen por las mías. 

Road trippin – Experiencing the Globe
Road trippin’ y sacando fotos, ¿qué puede ser mejor?


Deja tu ego atrás y acepta que no todo el mundo verá viajar como lo ves tú

Recorrer los imperdibles es una parte importante de viajar, pero París es más que la Torre Eiffel, y Londres es más que el Big Ben. Por mucho que todos queramos la foto con los famosos monumentos, quiero animar a la gente a salir de las mismas rutas que todos hacen, a conocer a los lugareños, a probar la cocina típica, a aprender sobre la historia del lugar para entender su presente. No contrates el típico tour en el que todos, como ovejitas, toman la foto que se le dice que tomen, seguido de un almuerzo en una trampa turística. En vez de eso, recomiendo caminar por tu cuenta, ir a esa pequeña calle que te llamó la atención sin razón, hablar con el abuelito sentado en el parque. Así es como harás verdaderos recuerdos.

Dicho esto, sé que para muchas personas tener que lidiar con otra cultura, idioma y moneda es una causa de ansiedad. Sé que para ellos reservar un tour ya es salirse de su zona de confort. Sé que tener un pasaporte lleno de sellos no es un sueño para todos.

También aprendí lo privilegiada que soy. No estoy segura de si es el color de mi piel, el pasaporte que tengo, o mi inglés sin acento, pero he tenido la suerte de que la gente me ha abierto las puertas de su casa, me han invitado a matrimonios, me han detenido en la calle para conversar e incluso para tomarse una foto conmigo. Pero he conocido a demasiada gente que ha vivido lo contrario. Han sido discriminados, han luchado y sufrido. Obviamente su opinión sobre viajar es diferente a la mía. Desearía de todo corazón que no tuvieran que pasar por todo eso, pero he aprendido a aceptar que hay muchas razones para que la gente vea viajar de manera diferente a la mía.

En cuanto a los que no les gusta viajar, como yo no quiero que me digan que me estabilice, no puedo obligarlos a viajar. Simple.

Climbing Villarica volcano, Chile - Experiencing the Globe
Algunos prefieren un spa, yo prefiero un desafío al aire libre


A la mayoría de la gente no le importan tus viajes. Y eso está bien.

Las concepciones generales de una vida exitosa no implican viajar más allá de unas ocasionales vacaciones. Así que la mayoría de la gente no puede empatizar cuando tratas de explicar cómo para ti ver el mundo es más importante que la estabilidad. Y eso está bien. Yo no entiendo cómo un auto nuevo podría ser mejor que ir a un lugar nuevo.

Cada viaje, de una manera u otra, me ha cambiado. Siempre aprendo algo sobre el mundo o sobre mí misma, así que siempre me estoy adaptando, al menos un poco. Y estoy ansiosa por que mis seres queridos vean cómo me estoy desarrollando. En serio, hoy soy completamente diferente a la yo de hace 5 años, y estoy segura de que seré muy diferente en otros 5. Entonces, ¿cómo es posible que mi familia y mis amigos no quieran saber acerca de las historias que me hicieron quien soy hoy? Bueno, no quieren. La vida continuó para ellos mientras yo estaba viajando, y no pueden empatizar con lo que estoy sintiendo.

Así que no te bajonees si pasaste un tiempo en el extranjero y cuando vuelves a casa la conversación sobre toda tu experiencia dura 10 minutos. La gente querrá hablar de las cosas que les interesan, y si viajar no está en la lista, entonces déjalos ser. Estoy segura de que no quieres escuchar sobre sus aburridos trabajos durante más de 10 minutos tampoco (sé que es una comparación terrible, pero –siento decirlo– es bastante acertada).


No dejes que otros definan cómo y por qué viajas

Personalmente, no me gusta cuando la gente me dice que “chequearon” un país cuando pasaron medio día en una ciudad. Es como hacer trampa. ¿Cuánto de Italia podrías haber experimentado si todo lo que hiciste fue sacarte una foto con el Coliseo? Pero incluso si eres ese tipo de viajero, ¡lo importante es que estás viajando! ¿Sientes que necesitas un mes para ver un lugar? ¿Estás ok con pasar y sólo ver los lugares de interés? Haz lo que te haga feliz, no lo que otros esperan.

Lo mismo ocurre con el alojamiento. No me gusta quedarme en hoteles porque siento que estoy en una burbuja, lejos de la cultura en la que estoy tratando de sumergirme. Me gustan los hostales porque conoces a más gente, tanto lugareños como otros viajeros. Me encanta Couchsurfing porque realmente llegas a experimentar la vida como local. Pero quedarse con extraños puede ser complicado. Piensa en olores y ronquidos. Así que a veces, en medio de la noche, envidio a aquellos que duermen cómodamente en sus habitaciones de hotel (y de vez en cuando reservo una también). La cosa es que todos toman decisiones de acuerdo con lo que quieren y les gusta, y nadie más puede decir que su manera es la manera correcta.

Viaja por ti mismo, no para obtener validación. He leído un montón de historias sobre gente que vendió todas sus cosas y se fue a viajar, sólo para darse cuenta de que no era realmente lo que lo que querían –incluso diciendo que sabían que no querían hacerlo, pero era “lo que había que hacer, porque todos los demás lo están haciendo”.

Soy la mejor versión de mí misma cuando viajo: tengo la mente más abierta, estoy más dispuesta a probar cosas nuevas, estoy más feliz de conocer gente nueva, estoy ansiosa por aprender. Pero también me encanta volver a casa a mi novio, y agradezco poder ducharme sin hawaianas. ¡Nunca dejaría que otro viajero me hiciera sentir menos viajera porque me gusta volver a casa!

Split, Croatia – Experiencing the Globe
O sea, ¡vivo aquí!


Viajar solo es maravilloso, pero puede ser difícil

¿Vas sola? ¿No es peligroso? ¿Por qué querrías ir allí? ¿No te aburrirás? ¿No sería más fácil si fueras con un hombre?

¿A los hombres también les hacen estas preguntas? ¡Argh!

Me encanta viajar por mi cuenta. No soy tan sociable como parezco, así que enfrentarme a un nuevo país sola me hizo salir de mi zona de confort y empezar a hablar con extraños. Y fue increíble. Después de hacer muchos muchos amigos nuevos en todo el mundo, me alegro de haber dado ese aterrador primer paso (mi primer viaje en solitario fue a Italia, y no pude haber elegido un mejor destino).

Pero tengo suerte. Mi novio es un hombre maravilloso, siempre animándome a seguir mi pasión, a pesar de que a él no le gusta viajar. Sé que debe ser difícil para él a veces, especialmente cuando le digo que voy a un lugar desconocido, o que se percibe como inseguro. Pero sé que confía y apoya mis decisiones. A decir verdad, nos conocimos a través de Couchsurfing, ¡así que sabía en lo que se estaba metiendo cuando empezamos a salir!

Incluso con cientos de experiencias increíbles para respaldarme, y con una pareja que me apoya, a veces es difícil. ¡No puedo imaginar lo complejo que debe ser para los que no tienen ese soporte!

Así que por mucho que abogue para que las mujeres viajen de forma independiente, también creo que hay que empezar gradualmente, a países que son fáciles de manejar primero, y lentamente moverse a destinos más complicados. Tu piel se volverá más dura y aprenderás a manejar situaciones que seguramente sucederán (porque, por desgracia, ¡hay estúpidos por todas partes!). 

  «Estar solteros, casados o en cualquier lugar intermedio no debería tener nada que ver con si perseguimos o no las cosas que nos hacen felices»

Ali Wunderman
Colosseum, Rome – Experiencing the Globe
No pude encontrar una foto decente en la que saliera yo de mi primer viaje a Roma –¡lo estaba pasando tan bien que me olvidé de posar! Esta es de mi última visita a Italia


Viajar sólo es glamoroso en retrospectiva

Incómodos buses o trenes nocturnos. Innumerables horas en aeropuertos. Tratar con personas en los controles fronterizos que parecen tener un solo objetivo: hacer tu vida miserable. Llevar toda tu vida en tu espalda. Dormir en una habitación llena de gente con olor a pata y roncando. Podría seguir y seguir.

Pero cuando miras hacia atrás, no piensas en el baño sucio con el que tuviste que lidiar, o en el dolor en tus pies después de caminar infinitamente. Sólo ves el lado positivo, porque por eso viajamos.

Viajar tiene otro lado feo: te pierdes la “vida real”. Lo sé, puede ser que estemos viajando para escapar de ella, pero en el proceso echamos de menos ver crecer a nuestras sobrinas y sobrinos, nos perdemos matrimonios y cumpleaños, nos convertimos en extraños para nuestras familias, y perdemos algunas amistades.

También nos cerramos con nuestros seres queridos. Esperan imágenes instagrameables e historias mágicas de tierras exóticas, para poder justificar nuestra ausencia. Esto significa que cuando tenemos un problema, no tenemos a nadie con quien hablar. No quieres llamar a casa sonado derrotado, independientemente de si es porque estás cansado, triste, frustrado, aburrido, o simplemente porque extrañas lo que dejaste atrás. Tienes que ser un héroe, un viajero intrépido. Y eso puede hacerte sentir muy solo.

Todos hemos pasado por eso. Así que busca a alguien con quien hablar, ya sea en casa o un nuevo amigo en la ruta. No tengas miedo de sentirte cómo te sientes. Recuerda que, en retrospectiva, tu viaje será increíble de todos modos, así que trata de que también sea maravilloso mientras estás en él.


Aprecia las cosas pequeñas, sé humilde…

Siempre tuve un techo sobre mi cabeza y comida en mi mesa. Así que nunca pude apreciar todos los lujos de mi vida. Siempre estaban ahí, así que los di por hecho. Pero cuando tienes acceso solo a agua fría o ni siquiera a un baño, ¡la próxima vez que tomas una ducha caliente se siente como lo mejor de la vida! Cuando vives durante días comiendo pan, una comida casera abundante es el paraíso.

Muchas de las cosas que para nosotros –las personas privilegiadas– son un hecho, para la mayoría de las personas en todo el mundo son un sueño. Recuérdalo cada vez que te quejes porque no puedes conseguir algo que quieres.

El hecho de que seamos lo suficientemente privilegiados como para poder viajar es algo por lo que debemos estar agradecidos. Cada día.


…Y que no te importe lo que no importa

¿Ropa limpia? ¿Maquillaje? ¿Pelo peinado? ¡Vamos! ¡Ninguna aventura épica se vive con tacos!

Mientras viajo soy una hippie. ¡Y no podría ser más feliz! Todo lo que necesito para un viaje cabe en una mochila de 38 litros. Y aunque a veces envidio las lindas fotos posadas que veo en redes sociales, creo que estoy mostrando mi propio viaje de una manera más real, lo que probablemente inspirará a más gente a viajar.

Backpacking in Ancona, Italy – Experiencing the Globe
Yo, mi mochila, y cientos de años de historia esperando ser explorados


Lo que viajar me ha enseñado: Lecciones prácticas


Si realmente te gusta viajar, debes ser sostenible

Sé que hablo mucho sobre la sostenibilidad, pero es un tema que me preocupa mucho. Creo que debería ser una prioridad para todo viajero. No tiene sentido que quieras ver el mundo si no te importa el mundo. Eso significa que debemos hacer del planeta un lugar mejor, o, a lo menos, no contribuir a dañarlo más.

Si no estás seguro de por dónde empezar, revisa mis completas guías sobre cómo ser un viajero sostenible:

Todo lo que necesitas saber para transformarte en un viajero sostenible en una guía con los mejores consejos sobre turismo sostenible que yo y bloggers de viajes podemos darte – Experiencing the Globe
La fotografía de viajes sostenible debería ser algo muy importante para todo viajero responsable. ¿Quieres saber cómo ser un fotógrafo de viajes sostenible? Acá encontrarás las mejores pautas y consejos – Experiencing the Globe


Viajar no tiene por qué ser caro

Seguro que lo pasarás increíble si el dinero no es un problema, pero para mí los mejores viajes tienden a ser los que tienen un pequeño presupuesto. Me quedo con lugareños, como comida callejera, exploro el lugar a pie… Hoy en día, incluso si tengo más dinero para gastar, sigo haciendo esas cosas, porque    me hacen ver el lugar desde una perspectiva diferente, y se convirtieron en un rasgo que define mi estilo al viajar.

En cuanto a los gastos del viaje en sí, reservo billetes de avión/tren/bus/barco con antelación para obtener buenos precios, y gasto lo mismo en comida que gastaría en casa, lo que significa que realmente no necesito mucho.

En cuanto a conseguir el dinero para empezar un viaje, creo que es una cuestión de prioridades. No recuerdo la última vez que fui al mall a vitrinear. Casi no como afuera. Cambio mi teléfono sólo si muere (la última vez fue hace unos 4 años). Tengo un estilo de vida bastante minimalista, así que el dinero que tengo va a viajar. Y ese es el secreto… no es muy difícil, ¿verdad?


Si realmente quieres sumergirte en la cultura local, necesitas aprender un poco del idioma

No solo te sentirás más seguro (y ayudará a que te estafen menos), sino que obtendrás sonrisas de montones de personas, será más fácil hacer nuevos amigos, y descubrirás cosas sobre el lugar que no podrías ver de otra manera.

Aprende lo básico si sólo te quedas por unos días, y anda un poco más profundo si te quedas por más tiempo.

Palabras básicas para aprender (o tener a mano) en cualquier viaje:


Hola
Gracias
Por favor
Sí / No
Mi nombre es
¿Cuál es tu nombre?
Encantado de conocerte
Si tienes una alergia o una restricción dietética, agrégalo también.
Además, los números del 1 al 10 son muy útiles.

Otra cosa simple que he aprendido es que una sonrisa te llevará lejos. Una sonrisa combinada con el esfuerzo de hablar su idioma es todo lo que necesitas para hacerle el día a un local.


Está bien planificar con anticipación, pero deja espacio para perderte e improvisar

Nunca fui buena improvisando. Estaba feliz si tenía un viaje planeado hasta el último detalle. Recuerdo cómo en mi primer viaje a París llené los días con cosas que ver, y cómo corrí por los lugares para hacer check a mi lista. Sólo tenía 2 días y medio y pensé que tenía que ver todo. Gran error. No disfruté el viaje en absoluto. Tengo fotos preciosas, y estaba sonriendo en ellas, pero no tengo ningún recuerdo increíble de ese viaje. Así que decidí que necesitaba cambiar mi enfoque.

Todavía hago un montón de investigación antes de un viaje. Leo sobre la historia y la política del lugar. Marco los imperdibles en mi mapa. Pido consejos a otros viajeros sobre lo que hay que ver, hacer y comer. Pero dejo tiempo para perderme. Deambulo sin rumbo, siguiendo lo que me llama la atención. Sólo miro el mapa en los últimos días para asegurarme de que no me salté algo importante.

También comencé a viajar lento. Esto significa quedarse en un lugar por más tiempo, lo que te permite experimentar la vida local.

Cuando regresé a París fue la experiencia opuesta de ese primer viaje. Me quedé 8 días enteros. Tomé petit déjeuner mientras hacía observaba a los lugareños en la Île de la Cité. Fui a dar un paseo a Belleville, para obtener la mejor vista de la ciudad desde arriba. Descubrí un pequeño bar de vinos en Montmartre y pasé la noche hablando de la vida con el dueño. Comí el mejor éclair en el Barrio Latino. Tomé una clase para hacer macaroons en Le Marais… Y así, me enamoré de París. Ahora siento que viví la ciudad. Y aunque prefiero los destinos menos comunes, París siempre tendrá un pedacito de mi corazón.

Eiffel Tower, Paris, France – Experiencing the Globe
La típica foto de París, pero no pude resistirme


Seguido te verás planeando tu próximo viaje… mientras aún estás en el actual

Cuando conoces a otros viajeros, el intercambio de historias es una necesidad. E incluso si estás viajando cuando eso sucede, no puedes evitar ponerte celoso de las historias que escuchas. Así que empiezas a pensar en el próximo destino. Me acostumbré a decir «no he estado allí… aún, pero está en mi lista». Incluso cuando es un lugar que he visitado, me sorprendo pensando que debería intentar ir de nuevo a explorar más.

No es que no estés amando lo que estás haciendo, es que tu mente es inquieta. Pero tranquilo, nos pasa a todos.

Recuerda que está bien soñar con todos los viajes que vienen, pero no te olvides de disfrutar del que estás viviendo.

«¡La aventura puede hacerte daño, pero la monotonía te matará!»

Autor desconocido


Empaca liviano

No puedo enfatizar esto lo suficiente. Una de mis lecciones más útiles es que todo lo que realmente necesitas cabe en el equipaje de mano. Si ocurre algo inesperado, siempre puede comprar lo que te falta en tu destino.

Le harás un gran favor a tu bolsillo, tu espalda y al planeta si sigues este sencillo consejo. Puede parecer imposible si estás acostumbrado a una maleta grande, pero ahorrarás dinero, no tendrás que llevar peso innecesario, y reducirás tu huella de carbono, así que haz el esfuerzo. Después de unos cuantos viajes dominarás el arte de empacar de manera inteligente y eficiente. Y nunca volverás atrás.


Come donde comen los lugareños

Aprendí a alejarme de los menús en inglés y con fotos, y de cualquier restaurante o bar cerca de un atractivo turístico. Lo más probable es que sea caro y la comida de menor calidad.  Si te encuentras con un pequeño lugar donde solo puedes escuchar el idioma local, ese es el lugar para ti. Si tiene una cola para entrar, aún mejor.

Recuerda que la comida es parte de la cultura local, por lo que aprenderás más sobre la vida en el destino si comes localmente.

Ten también en cuenta la sostenibilidad. Los alimentos locales y de temporada son más saludables y frescos, y no tienen el costo en CO2 de ser trasladados por el mundo. Con esto también estarás ayudando a la comunidad local.

¿Por qué preferirías ir a un McDonald cuando puedes ir por una exquisita comida local?


El mundo es amable

Estamos tan acostumbrados a escuchar malas noticias que creemos que el mundo entero está habitado por gente horrible. Lo que he aprendido es que esas son excepciones. Viajar me hizo creer en el bien de la humanidad.

Tengo innumerables ejemplos, en todos los lugares en los que he estado, de que la gente es amable: desde personas que se detiene para darme direcciones en la calle, a quienes han dejado un día para mostrarme su ciudad.

El lugar que más me abrió los ojos fue Irán. Todos hemos oído las cosas más terribles sobre el país, pero su gente es la más increíble que he conocido. Pasé un mes en Irán lleno de historias de bondad. Experimenté todo tipo de hospitalidad iraní: desde las personas increíbles que me abrieron sus casas, ya sea para prestarme un sofá para dormir, o para ofrecerme un té o una comida, a la hermosa chica que me invitó a su matrimonio en Kerman, a la familia que me adoptó en Kurdistán. No tengo nada más que cosas lindas que decir sobre los iraníes.

Donde menos lo esperes, estoy segura de que te encontrarás con una persona que te hará recuperar la fe en la humanidad.


Compra un seguro de viajes, lleva un kit de primeros auxilios y no dejes tu equipaje desatendido

No tiene sentido elaborar en esto. Nada pasa hasta que pasa. Cuando pase, estarás preparado.


El mundo no es tan aterrador como la gente piensa

Los medios nos hacen creer que cualquier cosa más allá de nuestro patio es aterradora. ¡Pero a menudo nuestros destinos de ensueño son aún más seguros que nuestra propia ciudad!

Decídete y reserva el viaje. Serás capaz de ver por ti mismo que no hay mucho de qué preocuparse. Y que los medios dirán cualquier cosa por vender, a veces cosas que están bastante lejos de la verdad.


Está bien no amar un lugar

Se espera que cuentes historias de amor sobre cada destino que visitas, como si no lo hicieras bien si el lugar no es de tu gusto. Me tomó un tiempo entender que no debería ser así. Te encantarán algunos lugares, y otros no tanto.  No hay nada malo contigo como viajero si no te gusta un lugar.

Es difícil para mí entender el síndrome de París, porque amo París, pero nunca cuestionaría por qué alguien simplemente no sintió la vibra que yo sentí. También soy lo suficientemente fuerte como para  decir cuando no me gusta un lugar, sabiendo que voy a herir sensibilidades… es por eso que empecé posts afirmando que el lugar no es mi favorito, y sólo destacando lo que me gustó (Azerbaiyán y Helsinki, ¡los estoy mirando!).


También está bien volver a un lugar que amaste

Siempre quieres ir a un nuevo lugar, pero al mismo tiempo quieres volver a todos esos lugares que has visitado, pero sientes que no has explorado completamente. Lo entiendo. ¿Por qué “desperdiciar” recursos revisitando lugares cuando hay tantos nuevos que ver? Bueno, porque viajamos para ser felices. Si volver a un lugar que conoces te hace feliz, ¡hazlo!

A pesar de que incluso viví en Londres, soy feliz devolver cada vez que puedo. ¿Alguien tiene un problema con eso? A mí no me importa, ¡seguiré volviendo!


La cultura Occidental es egoísta

Soy chilena, así que podría sonar raro para ti –si estás leyendo esto desde Europa o Estados Unidos– que me defina como Occidental. Pero creo que todo el continente americano es Occidental, ya que el concepto debería definirse de forma cultural, no geográficamente. Ahora que estamos en la misma página, entenderás lo que quiero decir.

Para la mayoría, las personas se definen por lo que tienen. Es por eso que el consumismo ha prosperado en Occidente. Visitar otras culturas me ha enseñado que las cosas materiales son sólo comodidad, pero no tienen nada que ver con quien eres. Asumimos que los problemas de otra persona son sólo eso: los problemas de otro. Visitar lugares con un fuerte sentido de comunidad hizo que me diera cuenta de lo individualista y triste que es nuestra cultura.

Tu visión del mundo cambiará, como cambió la mía, cuando conozcas a alguien que tenga poco, pero que esté feliz de dividirlo contigo. Los que menos tienen son los más felices compartiendo.


¡Recuerda divertirte!

He aprendido a olvidarme de mis ideas preconcebidas de lo que debo y no debo hacer. Mi percepción de lo que es seguro también ha cambiado. No digo que haría algo que ponga en peligro mi vida, pero salir de mi zona de confort ha hecho que lo pase increíble. Empecé a evaluar el riesgo en una escala de qué tan buena será la historia de lo que estoy a punto de hacer. Empecé a hacer trekking por mi cuenta, he subido volcanes activos, me hice mi primer tatuaje en el extranjero, he estado sola en lugares donde nadie habla una palabra de ningún idioma que yo hable… ¡y estoy completamente feliz con todo lo que he experimentado!

«De todos los caminos que tomas en la vida, asegúrate de que algunos de ellos sean de tierra»

― John Muir
Getting a tattoo in London – Experiencing the Globe
Incluso con la horrible resolución de una foto de un teléfono antiguo, puedes ver que estoy sufriendo pero feliz mientras me hacen mi primer tatuaje en Londres

→ ¿Tienes lecciones aprendidas viajando que quieras compartir? ¡Cuéntame en los comentarios!


¿Te gustó este post? ¡Guarda un pin!

Después de muchos años recorriendo el mundo tengo muchas lecciones aprendidas viajando, desde realizaciones que cambian la vida, hasta recursos prácticos que todo viajero debería conocer. Aquí está todo lo que me ha enseñado viajar por más de 50 países – Experiencing the Globe #LeccionesAprendidasViajando #LeccionesViajeras #ViajarParaVivir # VivirParaViajar #Wanderlust
Después de muchos años recorriendo el mundo tengo muchas lecciones aprendidas viajando, desde realizaciones que cambian la vida, hasta recursos prácticos que todo viajero debería conocer. Aquí está todo lo que me ha enseñado viajar por más de 50 países – Experiencing the Globe #LeccionesAprendidasViajando #LeccionesViajeras #ViajarParaVivir # VivirParaViajar #Wanderlust

¿Buscas más inspiración para viajar?
¡Únete al desafío de viajes de 30 días!

Travel challenge
Por Coni de Experiencing the Globe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe

Let's go round the world in 201 experiences! Get tons of tips and inspiration in your own inbox.

Check our Privacy policy

No spam. Just travel.